OPINION

 


UNA PERVERSA HERENCIA

Grandes nubarrones negros se ciernen sobre el Banco de España
Grandes nubarrones negros se ciernen sobre el Banco de España

 

 

 

UNA PERVERSA HERENCIA

 

 

La deuda pública española ya ha llegado al 100 % del PIB, lo que significa que debemos el equivalente a la producción global de la economía nacional en un año. Este desbordamiento, cuando hace hace ocho años apenas superaba el 36% y considerando, además, que el 90% se ha venido reputando como una frontera peligrosa, para el crecimiento, económico, este tendería a caer en picado si no se toman medidas adecuadas. El 100% no deja de constituir una barrera psicológica, advirtiendonos que el tamaño del endeudamiento ni puede ni debe ser ilimitado, solamente la factura de los intereses de la deuda supera, el coste de la financiación del desempleo. Es la mayor subida de la historia, y el mayor nivel de deuda desde 1910, originando un coste brutal de intereses.

 

La deuda española, ha sido tributaria de una crisis feroz que ha generado unos cuantiosos déficits públicos, convertidos en perversa deuda. Muy distinto sería que la deuda engordara porque ha aumentado la inversión pública  productiva y por tanto hubiera que financiarla.

 

 Sí las cosas no cambian, lo más probable será que el endeudamiento siga creciendo. Esta es la alarma que conviene activar, no endeudarse más por no controlar el gasto (cuestión esta intocable) y no perseguir mayores ingresos principalmente mediante la lucha contra el fraude fiscal que es escandaloso.

 

Dadas las políticas del Gobierno, por lo menos hasta hoy, que han empeorado los ingresos públicos, la deuda pública se haría insoportable, por lo que habría que determinar, a partir de un criterio establecido democráticamente, la revisión de  contratos, entendiendo que el lastre de la deuda pública es suficientemente importante para destruir el Estado del Bienestar para siempre. Habría que partir de un criterio establecido democráticamente para saber realmente cuáles se deberían pagar  en unas condiciones totalmente diferentes. Si no se hace esta medida que debe ir acompañada de otras, como una política monetaria expansiva, iniciada ya por parte del Banco Central Europeo, estamos avocados a seguir destruyendo todos los servicios públicos.

 

 

Junio, 2014/Actualizado Junio 2016

 

 

 

Por: E. Sierra Quevedo