OPINION

 


OBTENER LA ESPERANZA MERECIDA

Las elecciones europeas brindan la oportunidad a los ciudadanos para que humillen a los partidos políticos que les han humillado antes a ellos llevándolos hasta la pobreza y la injusticia.

 

La ocasión es única pues el distrito único hará que los votos de los tanta gente humillada y del batallón de descontentos de toda España puedan sumarse y desplazar a los partidos que han venido dominando el poder.

 

Hasta ahora la respuesta de los ciudadanos, está siendo responsable, pacífica y terminará siendo eficaz golpeando donde más duele: en las urnas. No cabe ninguna duda que en las próximas elecciones europeas comenzará la demolición del actual sistema de  partidos, manchados por la corrupción y el abuso. Los españoles no estamos alejados de la política, como pudiera parecer, sino, más bien, de los políticos.

No es extraño que, dada la grave situación actual de España, muchos países se sorprendan de que no estallen los conflictos y la gente no se eche a las calles a protestar más virulentamente contra los recortes, la corrupción, los impuestos abusivos y el nepotismo generalizado, pero la realidad constata que la sociedad española es madura, pacífica y muy responsable, protestando con eficacia ganando "batallas" a los políticos cuando sesuda y ponderadamente se lo proponen. Hay casos recientes como los de Gamonal y Madrid en los que la resistencia ha triunfado y doblegado a políticos que creyeron que podían imponer sus criterios a la voluntad popular. 

La verdadera democracia se debe acomodar con un conjunto de normas y leyes que limiten y controlen el exceso de poder pues la tendencia al absolutismo es natural en los gobiernos, que quieren gobernar sin obstáculos ni oposición.

 

La derecha, asqueada del gobierno de Rajoy, de sus incumplimientos, mentiras y traiciones, sabrá crear una alternativa populista adaptada a los sueños de los conservadores descontentos y la izquierda fragmentada está olvidando que lo único importante hoy es ofrecer a esos 20 millones de españoles indignados y hartos, la esperanza que merecen.

 

Esas opciones, que ya tendrán tiempo, justo el que dura en llegar las próximas contiendas municipales y generales, de ir conociendo los electores,  serán la gran novedad político electoral que acabará con la sucia partitocracia.

 

Al PP, que traicionó a sus votantes y a millones de españoles incumpliendo el programa que ofreció en su campaña electoral y siguiendo lo que representó el denostado socialismo de Zapatero: mentiras, corrupción, incapacidad ante la crisis, endeudamiento, sucia convivencia  y connivencia con la corrupción etc., millones de ciudadanos frustrados están deseosos de devolver su afrenta y desprecio. En la izquierda está ocurriendo algo parecido y sus fieles votantes amenazan con enviar a la vieja guardia, deteriorada y sucia, al olvido.

 

Febrero, 2014

 

Por: E. Valdivilla y de La Torre